She’s (not) perfect.

out loud.

Image

Uh, no, she’s not.

Ella también tiene esa pequeña cicatriz en la rodilla de cuando se cayó en sexto año de primaria. Por un tiempo no usó faldas, no le gustaba que la gente la viera. Tiene ese pequeño lunar sobre la clavícula, mucha gente cree que es sexy, ella cree que parece una hormiga y constantemente quiere desaparecer como si se tratara de un insecto en miniatura también. Sus ojos no le gustan tanto, son color… normal. Café, pero normal. No hay un brillo en especial, nadie lo ha notado y aunque la mayor parte de la gente le digan que son preciosos, cuando ella se mira al espejo sabe que son como cualquier otro.

Es de las que se quedan despiertas hasta que les cae la madrugada pensando en lo que van a hacer de su vida, de las que se preguntan cómo serán profesionistas exitosas sin terminar…

Ver la entrada original 229 palabras más

Despropósitos de año nuevo

(Revisando papeles viejos, encontré esta tarea que nos pusieron a hacer en último año de preparatoria. Así que es de diciembre!2011/enero!2012. No es lo usual. En lugar de preguntarnos ‘qué quiero hacer éste año’ es ‘qué no quiero dejar de hacer este año’. Creo que año con año aplica (al menos en mi vida), además de que suckeo en las introspecciones & all that shit). Nota: las letras en cursiva soy yo en el presente.

Despropósitos

De una manera poco convencional en este nuevo año, en el que habrán cambios radicales  (vaya que los hubo), mis despropósitos de año nuevo son:

  • No depender tanto en otras personas (I was a tough dude).
  • No desvelarme demasiado (ha-ha).
  • No dejar de leer (nunca pensé que dejaría las novelas y leería mucho de medicina).
  • No comer mucha comida chatarra (doble ha-ha).
  • No pensar negativamente.
  • No dejar de estudiar (aún me quedan como 57 años para acabar).
  • Dejar de procastinar (hahahahahahahahaha-hahaahahahahahahahahahaha).
  • No dejar de soñar en grande (*smiles*).
  • No pensar en cosas insignificantes.
  • No preocuparme por ellas (*Recordatorio para mí)
  • No voy a dejar de pensar en el futuro (pero vivir al máximo en el presente).
  • No voy a dejar de hacer lo que me gusta (never).
  • No voy a dejar de escribir (aquí me tienen).
  • No voy a dejar de ayudar a los demás (MEDspei<3).
  • No voy a dejar de ser buena amiga (eso no lo puedo juzgar por mí misma).
  • No voy a dejar de disfrutar cada momento de mi vida (*Otro recordatorio).
  • No voy a dejar de mirar películas.
  • No voy a dejar de ser yo misma.
  • No voy a dejar de creer en lo que yo creo.
  • No voy a dejar de sentir (voy a sentir cada día más).

Fuck the society

El otro día en clase de psicología hablábamos sobre cómo el ser humano es social por naturaleza y ésta es necesaria para su supervivencia y su salud tanto mental como física. Ante ésto, ¿podrían deducir cuál es la mentira que todos en algún punto de nuestras vidas hemos dicho?

“No me importa lo que digan de mí”.

Porque hay veces que por más que nos lluevan buenas críticas, siempre hay una que nos cala hasta la punta del hígado. Pero debemos estar conscientes de algo: la gente siempre hablará y ésto es lo que más me puede molestar.

Hay que dejar que la gente viva su vida tal como ellos lo quieren. ¿Que no te gusta el estilo de Miley Cyrus? ¿Que Justin Bieber fuma mariguana? ¿Que Tom Daley es bisexual? (Pongo un ejemplo con famosos, pero igual pasa con personas con las que convivimos día a día). ¿Y a ti qué? No es algo que vaya a cambiar tu vida, o tus perspectivas o que te afecte en alguna manera. Mejor trata de hacer algún bien al mundo (lo que sí te perjudicará para bien tu futuro).

Y hay muchas cosas más que detesto acerca de la sociedad, pero eso será para otra ocasión.

 

I want a cliché love.

😦 ❤

out loud.

Quiero ser esa persona a la que le grites desde la calle preguntando “¿cómo esta la chica más hermosa de la ciudad?” para que pueda salir por la ventana y pretender estar avergonzada.

Quiero besarnos bajo la lluvia con una canción de Norah Jones sonando para después bailar entre los brazos del otro.

Quiero ser la chica con diez damas en la boda, todas emocionadísimas porque finalmente me estoy casando con la persona ideal.

Quiero que me hagas un mix de canciones para esos días en los que me siento mal y tú no podrás estar a mi lado.

Quiero que me lleves a conocer a tus padres y sea esa chica encantadora que toda tu familia ama.

Quiero que tengas una moto y me enseñes a andar en ella mientras me sostienes desde atrás y los dos nos reímos ante mis intentos fallidos.

Quiero que nos subamos…

Ver la entrada original 342 palabras más

The end.

Creo que es hora.
Ha pasado un año, desde la primera vez que te vi,
con ojos de amor.

Es hora de ponerle un punto final a la historia, que duró sólo un momento, pero se sintió como una eternidad.

A esa historia que pasó volando como lo hacen las mariposas, pero que quedará marcada como tinta sobre papel, como un tatuaje sobre mi piel.

Dijo Neruda “es tan corto el amor y es tan largo el olvido”. Creo que no encontraré mejores palabras que esas.

El calor de tus ojos.

Imagen

 

Ese calor que me hace amarte

quererte

necesitarte

encontrarte

encontrarme

perderme

soñar.

 

Ese calor me hace encontrar lo que soy

lo que fuimos

lo que no seremos

lo que nunca fuimos.

 

Me hace olvidarlo todo

quien soy

quien eres

por qué nos perdimos

y por qué lo nuestro ya no será,

el calor de tus ojos.

 

Trastabillar,

ser más torpe aún,

ese estúpido calor de tus ojos.

 

No puedo ni podré

evitar, nunca

toda esa cascada de emociones

que provocas

ni matar a todas las idiotas

mariposas que se acumulan

en la boca de mi estómago.

 

Ese calor que me hace entenderte

y no entenderte,

que me permite encontrar tus pasiones

y mis pasiones.

 

Ese que me hace querer olvidar todo,

sacar el ello,

quitarte la camisa

e impactar mis labios con los tuyos.

 

Y todo eso perdurará hasta el final de los tiempos,

hasta que se apague el fuego de tus ojos,

o hasta que este sueño termine.

No hay esperanza.

El café de tus ojos es el único

que me mantiene despierta.

Perfección.

Imagen

 

¿Cuál es la obsesión de las chicas de ahora por tratar (o aparentar) ser perfectas. ¿O es que lo que percibimos como perfección hoy en día, es totalmente diferente a lo que creían generaciones pasadas? Lo que hoy en día llamamos perfección, es el tratar de encajar en una sociedad decadente, que te juzga sin conocerte, que se precipita a sacar conclusiones, que sólo se fija en la superficialidad y el precio de las cosas.

Perfección significa: abdomen plano, senos grandes, inteligencia cuadrada, rostro libre de imperfecciones, cabello largo y suave, así como personalidad espontánea, sumisa, o por el contrario extrovertida y sin inhibiciones. Es lo que la sociedad necesita para mantenerse de la forma en la que está. Y analizándolo detalladamente, así ha sido siempre. Si de verdad queremos un cambio, debemos comenzar por nosotros mismos. Debemos comenzar por romper el estigma y se nosotros mismos.

Si quieres sonreír, sonríe. Si quieres llorar, llora. Si quieres gritar, grita. No esperes a que la sociedad te dé la autorización de hacerlo. Si no los afecta, hazlo. Claro que no los perjudicará, solamente te hará feliz. He ahí el secreto de la perfección, ser feliz con lo que eres y con lo que haces.

El amor es la magia en la que decidimos creer

20130129-190638.jpg
El amor es la magia en la que decidimos creer. Puede ser imaginaria, irreal, pero aún así la defendemos con uñas y dientes. No sabemos cómo funciona, tampoco tiene una base científica completamente fundamentada, no sabemos el por qué, ni cual será su desenlace. También puede desaparecer inexplicablemente para no volver jamás. Pero al final de todo nos alienta a tener fe, esperanza, a vivir como niños, entregar el corazón y creer que en el futuro todo tendrá solución.

When I’m in his arms.
I feel that I could fit
in this world
for now.
I feel that I could love
this world
for now.
No other places.
As life embraces.
When I’m in his arms.
In his arms.

David Levithan, How They Met (And Other Stories).

For one night—this big city night—I was an adult and I was treated like an adult. Like my opinion mattered. Like I had things to say. Like I could do what I wanted because I could judge my own consequences.

David Levithan, How They Met (And Other Stories).